Los famosos contraatacan

Las revelaciones del cirujano plástico Cristian Pérez Latorre sobre las intimidades quirúrgicas de sus pacientes célebres despertaron la ira de Mónica Ayos, Valeria Lynch y Osvaldo Laport. Evangelina Anderson explica por qué “lo difamaron” a Demichelis.
Como era de esperar, la susceptibilidad de los famosos no tardó en llegar. Luego de las polémicas declaraciones de su cirujano de cabecera, los seres que se “creen perfectos”, como a él le gusta denominarlos, se hicieron eco. Y es que Cristian Pérez Latorre, además de sacar a la luz a quiénes habían pasado por sus manos en una lista que incluía a Susana Giménez, Adrian Suar y Evangelina Anderson, sentenció a ésta revista: “yo creo que los famosos no quieren admitir que son seres humanos y que nacen con las mismas desproporciones o el mismo grado de fealdad que cualquiera. El cirujano plástico tiende a embellecer ciertos rasgos que el paciente no acepta”. También, agregó que “algunos tienen en su mente que son perfectos en todo sentido y no aceptan que se tuvieron que hacer una cirugía para reinsertarse”.

Y sus palabras estuvieron en lo cierto, porque más de una de las celebrities mencionadas no reconoció haberse operado con él. Sin embargo, después de tanta exposición pública, el especialista decidió recluirse en su clínica y no hablar con los medios.  

Refutación del bisturí. La primera en reaccionar fue Evangelina Anderson, que como buena futura mamá, salió a desmentir que su pareja, Martín Demichelis, se aplicaba bótox antes de cada concentración. Además, alegó que conoció al médico sólo en dos ocasiones y que ella jamás se había operado con él. La primera, cuando acompañó a un ex amigo travesti a averiguar por un implante de siliconas y por el cambio de sexo, pero finalmente se lo realizó con otro profesional. La segunda, fue mientras compartieron la mesa en un almuerzo de Mirtha Legrand.

Entre plato y plato salió el tópico de la operación que le practicó a Siciliani y ella opinó que le parecía que la novia de Suar no había quedado conforme con el resultado. Según la vedette, su comentario no fue del mayor agrado para Pérez Latorre y ése habría sido el detonante por el cual el médico salió a “difamar” a su novio.

Cesar Carroza, representante de la ex “Bailando por un sueño”, explicó a 7 DÍAS, que por ahora es falsa la versión que circula acerca de una supuesta demanda que el futbolista le iniciaría al cirujano estrella. Para que esta acción legal se llevara a cabo, él debería venir a Buenos Aires, pero sin embargo, se quedará, junto a su mujer en Alemania hasta fin de año. Además, el abogado explicó que “fueron pocas las veces que Demichelis vino a Buenos Aires y no tuvo tiempo para pasar por ningún quirófano”.

La cantante Valeria Lynch, contó a esta revista: “él no me operó, yo hablé con él y se lo dije. No tengo problema en contar mis operaciones, pero cuando realmente no sucedieron, me molesta”. Otra de las actrices que estaba enfurecida era Mónica Ayos. Contó que Pérez Latorre sólo la operó para repararle un quiste que se había sacado del ojo y que su nariz no fue rehecha por él.  

Su marido, Diego Olivera, fue quien a priori no quiso reconocer su intervención quirúrgica que le mejoró su tabique nasal. Sin embargo, el cirujano no tardó en reconocerlo: “Yo lo operé a Diego y a partir de la cirugía, tuvo mucha inserción en el medio. El tenía mucha popularidad en México pero acá no. Desde que decidió modificar su nariz, lo están llamando más.”

Osvaldo Laport y Cacho Castaña, cuando fueron consultados por 7 DIAS, confesaron estar muy enojados pero, se limitaron a sentenciar que no querían “hablar del tema”.

“Revelar información sobre famosos es propaganda desleal”
Por José Juri

El médico nunca puede decir lo que el paciente le confesó en su consultorio. Eso es acá y en cualquier parte del mundo. El secreto profesional es algo sagrado. Es como el cura que tiene que guardar el secreto de quien se confiesa.  Si uno lo viola está faltando al juramento hipocrático, a los principios éticos de la especialidad. Esta persona no tiene ni siquiera nivel intelectual, ni moral, ni ético, ni de ningún tipo. La Asociación Médica de su país debería quitarle la matricula de medico, por haber faltado a los principios fundamentales que exige la profesión. El paciente puede decir si fue tratado, si se operó y no tiene ningún compromiso. Pero el médico sí, tiene gran compromiso con la especialidad que ha elegido, que es la más sagrada de todas las profesiones a las que puede dedicarse un ser humano. 
No me parece que haya diferencia entre alguien famoso otro que no es. El paciente es siempre un paciente ante todo. Cuando se modificá lo físico también se modifica el alma. El desafío de un médico, siempre es el caso puntual que presenta el paciente, con sus expectativas. El cirujano con su tremenda experiencia y habilidad no debería importarle quién es el que está en la camilla de operaciones. Si el cirujano pensara y se dejara influir por eso, entonces es un mal cirujano. Los que van a la televisión y muestran pacientes o dicen a quiénes operaron, no tienen ningún pudor de nada. Son verdaderos ladrones, porque lo que hacen es para robarles pacientes a otros cirujanos, que estaban pensando en operarse con otras personas y ellos se los roban, haciéndose una propaganda desleal. Por eso están excluidos de la comunidad médica. 

*Cirujano plástico
Herramientas
ImprimirEnviar por mailLetra
Redes sociales
Comentá esta nota: