Vuelve la magia

El regreso del Joven Príncipe

Con su libro, Alejandro Roemmers devuelve al lector al placentero mundo de la imaginación al que los había sumergido Antoine de Saint-Exupéry en el pasado.
 Foto 1 de 5
por
Cecilia Di Lodovico

“Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas grandes pudieran comprender. Siempre necesitan explicaciones”. Cómo olvidar este pasaje de la obra de Antoine de Saint-Exupéry, un párrafo que alerta sobre la falta de magia en la vida de un adulto y que ilustra cómo, de apoco, va perdiendo la riqueza de la imaginación que queda relegada al mundo infantil.

Alejandro Roemmers, con su obra, rescata aquel niño perdido y, así, vuelve a encender en sus lectores la llama apagada. Y, como él mismo lo describió, su obra es "un complemento espiritual al Principito. No es una continuación argumental sino espiritual que rescata los valores de la infancia que no hay que perder”.

Es así como, el libro cuenta la historia de un hombre, que viaja solo por las desoladas rutas de la Patagonia, encuentra a un adolescente desvalido, casi muerto de hambre, que resulta ser el Principito crecido, de regreso en la Tierra. Cuando lo levanta y acomoda dentro de su automóvil, comienza una aventura especial: los dos viajeros, tan dispares, entablan un diálogo profundo y sorprendente que va desnudando con sencillez los grandes interrogantes de la existencia. Así, el viaje se transforma en un auténtico recorrido espiritual que va de la inocencia a la madurez, de lo cotidiano a lo trascendente, de la tristeza a la alegría y el entusiasmo de vivir.

En ese sentido, Roemmers explicó que “en la obra, interpreto la vida como una oportunidad. Uno quiere preservar la inocencia, pero a su vez se pregunta qué hacer con las injusticias, la maldad, las traiciones. Este libro, que escribí en nueve días y que salió de adentro, sin pensamiento, pretende dar esas respuestas".

Además, el autor agregó que el libro tendrá una parte interactiva, pues se actualizará en Internet con los aportes de los lectores: "Se puede enriquecer con estos testimonios y hasta podría haber otra edición con ellos. Al final, la verdad no está lejos de la belleza".

De esta manera, la presentación de “El regreso del Joven Príncipe”  libro, en La Rural convocó a más de 1.000 personas. Entre ellos, Daniel Scioli, Karina Rabollini, Mauricio Macri, Ricardo López Murphy, Julio Werthein, Frederic Baleine du Laurens (Embajador de Francia en Argentina) entre otras personalidades del ámbito de la cultura, el mundo empresario, artístico y diplomático.

Como parte de la presentación, que contó con la conducción de Canela y Martin Wullich, los actores Juan Darthes y Sebastián Francini, representaron fragmentos de la obra con una ambientación multimedia que recreaba los paisajes de la Patagonia donde se desarrolla la historia.

Pero hay algo que hace aún más válida la versión de Roemmers  y es que Frederic d'Agay, sobrino nieto de Saint-Exupéry y presidente de la fundación homónima, afirma en el prólogo del libro que "Correspondía a un argentino ofrecernos su visión de El Principito". Un honor.

 

25 de noviembre de 2008

 

Herramientas
ImprimirEnviar por mailLetra
Redes sociales
Comentá esta nota: