Se cayó del trencito de la alegría y quedó grave

Sucedió durante "la previa" que realizaban estudiantes secundarios camino a la fiesta de egresados. La madre denunció falta de controles.

Una joven de 18 años permanecía internada en estado grave luego de haber caído de un "Trencito de la alegría", en el que participaba junto a sus compañeras de una fiesta de egresados y transitaba por la zona de la Costanera porteña.

El hecho se produjo cuando el vehículo, un micro de pequeño tamaño acondicionado para fiestas infantiles y para llevar adolescentes en este tipo de festejos, se dirigía hacia un boliche de la zona por la avenida Cantilo, con la mayoría de los jóvenes haciendo la "previa".


Como consecuencia del accidente, ocurrido el último fin de semana, la joven se encuentra internada en terapia intensiva con una fractura occipital y un pequeño derrame cerebral, de acuerdo con lo señalado por sus allegados. Silvia, la madre de la joven, indico que su hija "sufrió un fuerte golpe en la cabeza y otras lesiones en todo el cuerpo.


Después de varios días en estado crítico pudo recuperarse y ahora está fuera de peligro".
Por otro lado, la mujer denunció una "falta de controles" sobre la actividad de los trencitos y pidió que se implementen para que "estas cosas no puedan pasar".


"Mi hija iba con sus compañeros del colegio y como ella no toma alcohol, se hizo a un costado. El trencito iba por la avenida de la Costanera, a mucha velocidad, y los pibes estaban saltando, bailando, hasta que uno de ellos tropezó", relató la mujer sobre el momento del accidente.


"Entonces, se fueron empujando uno a otro y ella se cayó, con el vehículo en movimiento, sin que nadie se diera cuenta", precisó la mujer, quien hizo hincapié "en la falta de controles"."Están habilitados? ¿Alguien controla esta contratación para fiestas de egresados?", se preguntó la madre de la adolescente sobre los "trenes de la alegría".


Fuente: DYN


01 de diciembre de 2010

3Comentarios
Cacho
1 de Diciembre de 2010 11:34
Venían todas en pedo con ganas de enfiestarse...
Chiquita
1 de Diciembre de 2010 11:36
Ese trancito es un decontrol. Hay testigos que dicen que en el fondo el hombre araña le daba murra a la pantera rosa.
Fort R.
1 de Diciembre de 2010 17:32
Pobre la madre que pensaba que la hija era una santa,la piba se sento hasta en la chimenea del trencito y despues se tomo hasta el liquido de frenos.....que pavota.